lunes, 28 de abril de 2008

Sant Jordi 2008, Gumer Fuentes, "No era el último vuelo"

Ave Fénix de ojos oceánicos, nacida a la vida para huir infatigablemente de la muerte que acecha por los altos farallones de la eternidad. A lo largo del tiempo, una y otra vez, tus alas fueron devastadas, abrazadas por las devoradoras llamas del profundo y desconocido vacío. Han sido ya tres veces, tres, en que tu vuelo ha naufragado en la ígneas espesuras milenarias, en un casi imposible retorno. Pero dominadora del espacio con hambre de vida, has sabido encontrar tus alas de plata en la naturaleza telúrica del cosmos. E inicias un nuevo vuelo con el pico aún abrasado por el viento reparador, ese que ha insuflado vida a un pecho precario. A los que he sentido cercanos, a los que han mantenido sobre el borde del párpado el temblor de una lágrima. GRACIAS Gumer (Este texto no fue creado para ser publicado. Lo escribió nuestra compañera Gunmer Fuentes, en circunstancias límite, para expresar su agradecimiento a todos los que le han estado con ella en esos momentos)